Un proyecto de SEO/Bird Life intenta mejorar el hábitat del urogallo en la Cornisa Cantábrica

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un proyecto de SEO/Bird Life intenta mejorar el hábitat del urogallo en la Cornisa Cantábrica

Mensaje por aQua el Jue Nov 27, 2008 10:38 pm

Un proyecto de SEO/Bird Life intenta mejorar el hábitat del urogallo en la Cornisa Cantábrica

* La campaña cuenta con el apoyo de Iberdrola y la Fundación Biodiversidad
* Se trata de aclarar las masas forestales y recuperar prados y matas de arándano

Estamos en pleno temporal, de modo que, mucho antes de llegar a Riaño, el blanco cubre ya el paisaje leonés. Y al trasponer el puerto del Pontón, que da paso a los Picos de Europa, toda la montaña es un inmenso congelador. El silencio se adensa en las ramas esculpidas en nieve de hayas y robles y, entre ellas, muy cerca, aunque no se los pueda ver, resisten al invierno algunos de los últimos urogallos cantábricos.

No lo tienen fácil. Apenas quedan unos 500 ejemplares en toda la Cordillera Cantábrica y, además, están en regresión. En 25 años han desaparecido del 60% de los territorios que ocupaban históricamente y ese es un titular que no se había leído en decenas de miles de años, tantos como los que la especie ha resistido en la Península, como un testigo de épocas geológicas más frías y separada de sus congéneres de Escocia, Escandinavia, los Alpes y Rusia.

En unas pocas décadas, el urogallo cantábrico ('Tetrao urogallus cantabricus'), se está esfumando. Incluso aquí, en los Picos de Europa, un espacio protegido desde comienzos del siglo XX, la especie está en declive. ¿Qué está ocurriendo? La respuesta la aporta un equipo de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/Bird Life), que con el apoyo de la Fundación Biodiversidad y de Iberdrola y en coordinación con el Parque Nacional de los Picos de Europa está trabajando para revertir el declive.

Como explica Felipe González, delegado de la sociedad ornitológica en Cantabria, son varios los factores que influyen en el ocaso de la gran gallinácea de los bosques del norte: «La fragmentación del hábitat por la apertura de pistas e intervenciones forestales no deseadas; las molestias debidas a la caza o el turismo de montaña en épocas delicadas de cría o celo y la competencia con las poblaciones crecientes de ciervos y jabalíes que comen los arbustos donde se refugian o destruyen sus nidos en el suelo».

Todos son factores que también perjudican en muchos otros territorios a la fauna salvaje. Pero sobre todos ellos, el biólogo destaca uno particular, la baja productividad de pollos. «En realidad, los adultos no padecen una mortalidad anormal. El problema es que no hay crías. Año tras año las nidadas fracasan. Y en esto tiene mucho que ver cómo se ha transformado el paisaje por la pérdida de población en la montaña». «La especie requiere bosques abiertos que dejen entrar la luz y también claros con hierba, dentro y fuera del bosque», explica González. La ganadería creaba esos pastizales y frenaba el avance del matorral denso, mientras que el aprovechamiento maderero mantenía el área forestal en ese estadio ideal de poca densidad que requiere el ave.

Un macho de urogallo cantábrico. (FOTO: Carlos Sánchez)
Y un pincha en el Video para verlo
Ahora, el matorral ha cubierto los pastizales y el bosque se ha enmarañado.
Crear un hábitat a la carta

El proyecto el Sonido del Bosque puesto en marcha por SEO/BirdLife desde este mes de octubre intenta modelar de nuevo el territorio, como remedando un «hábitat a la carta», explica González. Y siguen para ello el precedente del Pirineo francés, donde la Administración empezó en 1999 un plan similar que ha dado sus frutos.

Una cuadrilla de seis biólogos y forestales de SEO/BirdLife está realizando cortas selectivas en las densas masas forestales para clarearlas. También protegen con vallados los acebos jóvenes para evitar que los ciervos los coman y desbrozan el matorral para retirar el brezo invasor y y potenciar el arándano.

Este arbusto es clave, porque en él se refugian las hembras con crías y encuentran alimento los pollos, que en su primer verano comen insectos que abundan entre los arándanos. Después, el urogallo se hace vegetariano estricto. Y es curioso, porque mientras en Europa vive en bosques de pino, porque sus agujas siempre verdes son un alimento extra en invierno, aquí se ha adaptado a bosques caducos donde sólo algún acebo suelto sigue verde en meses fríos.

A pesar de ello, aunque esté en el extremo sur de su distribución potencial y no abunde la comida, el urogallo ha estado aquí durante milenios y los adultos siguen saliendo adelante. Son los pollos los que no encuentran alimento en los bosques densos de ahora, donde el arándano no puede vivir.

Fue el hombre quien modeló un paisaje que beneficiaba al urogallo. Ahora, los técnicos del siglo XXI van a hacer el trabajo que antes hacía el paisano, un personaje que también «está en extinción», como reconoce Rodrigo Suárez, director del Parque Nacional de los Picos de Europa.
avatar
aQua
Rey de la Selva

Masculino Aries Dragón
Cantidad de envíos : 462
Puntos : 4778
Fecha de inscripción : 06/10/2008
Edad : 29
Localización : En mi base secreta

Ver perfil de usuario http://escribiendoenelinfinito.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.